Bonsai

Bonsai ficus retusa


Bonsai ficus retusa


Para los amantes del bonsái, sin duda será útil tener más información sobre la maravillosa planta de ficus retusa. El ficus retusa pertenece a la familia de las moraceae y al género, obviamente, de ficus.
El género tiene muchas variedades, unas novecientas, muy diferentes entre sí. Incluso encontramos árboles de hoja perenne o enredaderas. Pero todas las plantas de este género tienen en común una característica singular: cuando se corta el tallo o la rama, se destila un látex transparente con un olor particular.

ALGUNAS NOTAS


En el arte del bonsái, la especie de ficus retusa Se usan muchos. Los entusiastas sin duda estarán felices con esta noticia. Sí, porque podrán elegir el que más les convenga, el que mejor se adapte a sus gustos, sus necesidades y, por qué no, a sus propios muebles.
Vamos a enumerar a continuación las especies de ficus más utilizadas en el arte bonsai para dar una descripción sucinta.
El ficus wrightiana, particularmente robusto, tiene la peculiaridad de mostrar hermosas hojas de color rojo intenso en la etapa más joven de crecimiento, mientras que de color verde brillante en el período de plena maduración.
El ficus philippinensis tiene hojas largas y estrechas y es un buen sistema de raíces que facilita su cultivo.
El ficus caprificus, tiene raíces muy fuertes que permiten su supervivencia en ambientes hostiles. Algunos especímenes han sobrevivido por más de quinientos años.

CRECEMOS FICUS RETUSA



Si planea intentar cultivar y cuidar esta hermosa planta de bonsai, entonces necesita tener algunos conocimientos sobre las principales técnicas para trabajar. Si te comprometes con cuidado y perseverancia, los resultados sin duda serán maravillosos. ¡Te sentirás satisfecho y satisfecho con tu habilidad!
Sepa primero que la planta de ficus retusa de propagos por ramificación, corte y semilla.
La propagación definitivamente se recomienda para esta planta, ya que es fácil encontrar material de propagación de plantas del género ficus tropical. El mejor momento para llevar a cabo la propagación por rama es durante la temporada de primavera.
La propagación de semillas es particularmente difícil debido al tamaño de la semilla misma. Necesita atención especial y compleja que requiera tiempo y esfuerzo. En resumen, no se recomienda!
Propagar desde esquejes es, digamos, complejo pero no imposible. Es mejor llevar a cabo esta operación en el período de julio en condiciones normales, de lo contrario en agosto. Los esquejes deben ser muy leñosos y, sobre todo, es muy importante lavarlos cuidadosamente para asegurarse de que echen raíces bien.
Una vez que haya elegido cómo hacer que su planta de ficus retusa se propague, debe considerar otros factores de importancia fundamental, como la exposición: la luz, la ventilación y la temperatura deberán evaluarse cuidadosamente:
Luz: sombrea tus plantas con sábanas, especialmente en verano. Necesitan mucha luz pero no deben exponerse a la luz solar directa.
Temperatura: preste mucha atención al factor de temperatura. Se sabe que las plantas Ficus provienen de climas cálidos y secos. Una buena exposición a temperaturas suaves promoverá el crecimiento. Por lo tanto, manténgalos siempre entre 15 y 20 grados centígrados, ¡evite cuidadosamente que caigan por debajo de cero!
Ventilación: muchas especies tropicales de ficus no resisten bien las áreas ventiladas, por el contrario es bueno evitar la exposición excesiva a los fenómenos ventosos. ¡Protéjalo con cortavientos o simplemente con cercas de cobertura si se cultiva al aire libre!

Riego



Se sabe que este tipo de planta crece en climas cálidos y secos, por lo que no hace falta decir que no necesita riego abundante, especialmente durante el período invernal. La mejor solución en este sentido es operar un riego constante pero nunca excesivo durante todo el período de crecimiento.
No te olvides de rociar tu ficus bonsai. Mantener sus hojas húmedas y cálidas será una cura para todo porque su origen es precisamente eso: climas cálidos y húmedos ... ¡lo hará sentir un poco más en casa!

PATOLOGÍAS COMUNES


Entre los parásitos que con mayor frecuencia asaltan literalmente la planta de ficus retusa, encontramos los nematodos, los trips y las cochinillas. Enemigos reales de tu planta.
Si notas en las hojas de los ficus bonsai manchas grisáceas que tienden a secarse, y luego notas que las hojas tienden a caer, entonces nos hemos topado con los trips. La caída de las hojas debilita naturalmente la planta, por lo que es bueno correr inmediatamente para cubrirse.
Si levanta las hojas atacadas por la enfermedad, puede notar algunos insectos negros desagradables, de longitud variable pero que generalmente son de alrededor del milímetro y medio. Bueno, esos invitados no deseados son los muy temidos Cochineals. Es bueno prever de inmediato que se recupere el bonsai antes de que sea demasiado tarde.
La antracosa, el calentamiento y el moho gris son las enfermedades criptogámicas que el ficus bonsai contrae con mayor frecuencia.
La antracosis se reconoce por la presencia de manchas amarillas con pequeños puntos negros en el follaje. En este caso cuida la planta manteniéndola húmeda y compra algunos fungicidas sintéticos que seguramente te ayudarán.
La antracosis, el calentamiento y el moho gris son enfermedades que causan la pérdida de follaje con el consiguiente debilitamiento de la planta.
¡Cuida tu bonsái y aleja a todos sus peores enemigos!